Taekwon-Do Infantil

infantil1

Taekwon-Do para Niños, en serio.

A pesar de que muchas veces se tienen expectativas excesivas o muy pobres para con la enseñanza de los chicos.
El Taekwon-Do puede ser enseñado a niños con un alto grado de profesionalismo.

infantil marinNo nos alcanza que los chicos se entretengan, salgan un rato de casa, y descarguen energías físicas. Nuestro  compromiso y objetivo es otro.  Consideramos que ellos tienen capacidades que pueden ser estimuladas y desarrolladas mediante la práctica del Taekwon-Do.  Un Taekwon-Do genuino, que por ser enseñado a chicos no deja de ser exigente.

Para los chicos, el Taekwon-Do tiene un atractivo especial que lo distingue de otras artes marciales: famoso por sus patadas altas, “patadas voladoras”, saltos y movimientos de giro,  incluye técnicas y gritos (“kihap”) que los chicos identifican con los de sus héroes de televisión, y disfrutan especialmente practicar e ir dominando esas técnicas.

En un clima de alegría y respetando las posibilidades  motrices y cognoscitivas de cada edad –distinto grado de control muscular, coordinación, ritmo,  equilibrio, concentración, ubicación espacial, etc- los chicos van  siendo guiados por el instructor, quien los  estimula  en el progresivo dominio de las técnicas del Taekwon-Do. Posiciones, bloqueos, golpes, patadas y saltos son combinados en un atractivo y poco común programa de enseñanza progresiva que aúna el elemento lúdico con la seriedad que implica practicar un arte marcial.

Novas palmetasbenguria puño1

b9003

 

Con la práctica del Taekwon-Do los chicos  además de desarrollar sus posibilidades físicas, afianzan los valores que aprenden en sus casas. Estos principios no se enseñan declamatoriamente, sino mediante vivencias: el valor de la perseverancia y del esfuerzo (en la espera y práctica durante meses para cambiar de cinturón), las jerarquías entre compañeros que fomentan el respeto a las diferentes aptitudes de cada uno ,  el   aprender  a “combatir ” (en un ambiente sumamente controlado) superando su timidez, miedos y complejos,  el rendir examen para pasar de cinturón (aprendiendo a manejar los nervios y ansiedades) y  la necesidad de   recordar  secuencias técnicas (“formas”) de creciente dificultad que presentan un desafío a su memoria y concentración. La experiencia indica quel dominio físico y técnico en las artes marciales contribuyen al desarrollo del carácter del niño.

 RivarolaNo queremos generar expectativas engañosas con la defensa personal ni en los padres ni en nuestros alumnos. El gran riesgo del alumno inexperto es creer poseer un arma que todavía no tiene. Nuestra escuela se especializa en defensa personal, pero sin enseñar “trucos”: en Taekwon-Do la exitosa defensa personal puede llevarla adelante quien  domina  los movimientos y principios fundamentales, que nos aseguramos de enseñar.

Ciertamente  es posible que los niños  alcancen algún grado de dominio después de unos pocos años de práctica constante. Cuando un chico llega a ese punto, no es la capacidad de defenderse lo más destacable, sino la seguridad y solvencia que muestra ese niño para resolver situaciones inesperadas, que se traslada a todos los demás aspectos de su vida (familia, colegio, club, etc.).

chicos combate

En ese sentido, el Taekwon-Do, como actividad individual (que se practica colectivamente), afianza un sano sentido de autonomía e independencia, y se complementa perfectamente con las actividades y deportes de equipo que típicamente se practican en las escuelas. Por eso es una excelente elección para niños tímidos o que por algún motivo les cuesta integrarse en el colegio. Es muy frecuente que esos chicos, a medida que mejoran en el arte marcial, aumenten su autoestima y superen aquellas barreras muchas veces autoimpuestas que les dificultaba relacionarse con los compañeros.

papon gonzaLa independencia que se fomenta en artes marciales -donde el progreso depende claramente del esfuerzo de uno- promueve la responsabilidad e invita al compromiso personal y la hidalguía. La disciplina que cultiva el Taekwon-Do pretende templar el espíritu del practicante para permitirle, una vez tomada la decisión de enfrentarse contra cualquier injusticia, actuar sin dudar con espíritu indómito, sin miedos ni cálculo de intereses.

Novas aparicioQueremos alumnos alegres, responsables, con buenas notas y buenos amigos en el colegio,  chicos y chicas que sean buenos hijos y hermanos, buscando superarse día a día.

Es muy probable que en otro gimnasio su hijo reciba un cinturón  (es indicativo del nivel alcanzado)  elevado antes que con nosotros. Pero  en esta escuela le aseguramos que cada examen superado y cada ascenso estará genuinamente acorde con el nivel del alumno: su hijo no tendrá un “cinturón regalado” ni otorgado apresuradamente.

El Taekwon-Do es un camino de toda la vida. Hay quienes entran en él de niños y permanecen largos años durante su vida adulta. Otros lo disfrutan sólo algunos años. Estamos convencidos que en todos los casos, la experiencia debe ser placentera y formativa. Nos remitimos a las sonrisas de nuestros alumnos.


gonzatotal